¿Quién fue Arquímedes?

Arquímedes fue un matemático griego y gran físico de la antigüedad que vivió en el siglo III a.C. en Siracusa (una colonia griega situada en Sicilia, al sur de Italia)  
Su padre, el astrónomo Fidias, lo envió a estudiar matemáticas al entonces célebre colegio superior de Alejandría, en Egipto. Allí conoció y trató a famosos sabios de su época.
Al regresar a su patria contó con la amistad de Hierón II, tirano de Siracusa, lo que  le permitió disponer de los elementos necesarios para sus experimentos e investigaciones.

Lee también: 
La época de Arquímedes 
Tornillo de Arquímedes
Arquímedes y otros científicos del Helenismo.

Algunas de sus invenciones
El tornillo de Arquímedes se conoce como uno de sus inventos más populares. Se empleaba para elevar agua. Consiste en un tubo hueco con varios compartimentos en forma de hélice. Al girar la rosca, el agua sube por el tubo hasta su salida por la parte superior.Este aparato puede considerarse la primera bomba para elevación de agua.
Entre las armas que construyó para la defensa de Siracusa, se  cree que empleó espejos cóncavos para hacer convergir los rayos solares. Según algunos historiadores, logró incendiar una flota romana que los atacaba.
Este físico fue el primero que construyó y utilizó un sistema de poleas para desplazar grandes pesos practicando fuerzas pequeñas. Cuentan que, para mostrar la eficacia de este mecanismo, hizo sacar un barco de la flota real a las arenas de la playa. Fijando un sistema de poleas al barco invitó Hierón a que tirase del extremo libre de la cuerda. El rey, sin gran esfuerzo, pudo devolver el barco al mar él solo.

Arquímedes descubrió que una persona puede equilibrar la fuerza de resistencia que ejerce un objeto realizando una fuerza, con una palanca, en el extremo opuesto al que se ubica dicho objeto. Se dio cuenta que, por mayor que fuese el peso a levantar, siempre sería posible equilibrarlo aumentando adecuadamente la distancia desde el punto de apoyo al lugar donde la persona ejerce la fuerza.
El entusiasmo de este descubrimiento (de equilibrio de las palancas) le llevó a pronunciar su célebre frase: “Denme una palanca y un punto de apoyo y moveré el mundo.”